La guía definitiva para pintar puertas en solo 6 pasos

Imagina…

Acabas de pintar todas las paredes de tu casa de blanco para obtener sensación de amplitud. Te han quedado genial, pero hay algo no termina de encajar.  ¡Ajá! ¡Hay que pintar las puertas!

 

En ese momento tienes dos opciones: invertir en puertas nuevas y cambiarlas o darles una segunda oportunidad a tus puertas actuales pintándolas de otro color.

 

Pintar las puertas de casa puede ayudar a crear muchas sensaciones: la amplitud del blanco, dar un toque original a la estancia rompiendo con un color vivo, o la elegancia de los tonos más oscuros. Las posibilidades que tenemos al pintar las puertas son infinitas y ya lo dice el dicho: «para gustos, los colores.»

 

Elijamos el color que elijamos, que podemos tratarlo en otro post más adelante, lo que te quiero enseñar hoy son los pasos para que puedas pintar puertas con un resultado profesional.

 

Pintar puertas es relativamente sencillo si sabes cómo.

 

Un poco más adelante te doy todas las claves, pero antes tienes que hacerte esta pregunta:

 

¿Es mejor pintar las puertas uno mismo o encargar el trabajo a un profesional?

 

Como te decía, el proceso no es complicado, aunque sí laborioso, por lo que primero debes decidir si te lanzas a la aventura o si prefieres dejarlo en manos de un profesional.

 

El tema del coste es lo que suele determinar la elección.

 

Pintar una puerta tú mismo puede tener un coste de entre 20 € y 60 € dependiendo de los materiales que elijas.

 

A este coste tienes que añadirle el tiempo que vas a tardar.

 

Si eres una persona ocupada, lo que más te conviene es encargarlo a un profesional, que en dos o tres días puede tener el trabajo hecho.
Si te gusta pintar y dispones de algo de tiempo, opta por hacerlo tú mismo.

Puedes tardar entre dos y tres semanas en tener todas las puertas pintadas, si lo haces en tus ratos libres.

 

CONSEJO: Para evitar tener la casa patas arriba durante el tiempo que estés pintando, lo ideal es que vayas pintando tus puertas de dos en dos. Mientras una se seca, puedes dedicarte a la otra.

 

Vale, si estás decidido a pintar las puertas tú mismo, vamos allá.

 

Cómo pintar las puertas de casa en 6 pasos

 

Sigue estos 6 pasos para cambiar el color de tus puertas y darle otro aire a tu hogar.

 

Paso 1: Elegir los materiales que necesitamos

Los materiales que vas a necesitar son:

  • Destornillador para desmontar la puerta.
  • Lijadora tipo mouse y esponja manual si las puertas no son completamente lisas.
  • Cinta de pintor o de carrocero.
  • Rodillo y brocha plana.
  • Cubeta de plástico pequeña.
  • Imprimación. Aunque no siempre es necesario, sí es muy recomendable.
  • Pintura, esmalte o laca. Aquí es donde puedes tener algunas dudas, por lo que voy a comentarte algunos detalles que tienes que tener en cuenta.

 

 

¿Cómo elegir la pintura para pintar las puertas de casa?

Lo más importante cuando tengas claro el color es saber qué tipo de pintura vas a aplicar y la cantidad de pintura que necesitas, ya que es importante que no te quedes corto.

 

¿Qué tipo de pintura elegir?

Lo siguiente que tendrás que decidir es qué tipo de pintura vas a emplear.
Mi consejo es que elijas materiales de calidad, aunque suba un poco el coste. No lo veas como un coste, sino como una inversión. Las puertas son elementos muy prácticos, y les damos muchísimo uso.

Una pintura, laca o esmalte con buena adherencia, que sea resistente y fácil de limpiar y mantener es la opción más acertada.

 

¿Cómo calcular la cantidad de pintura que necesitas para pintar las puertas?

Para calcular la cantidad de pintura debes tener en cuenta:

  • El color actual de tus puertas.
  • El nuevo color que quieres aplicar.

 

Si quieres aplicar tonos claros sobre puertas oscuras vas a necesitar 4 capas de color finas (o 3 si has decidido imprimar).
Si por el contrario, has elegido tonos medios u oscuros sobre cualquier fondo necesitarás 3 capas de pintura (o 2 si vas a imprimar previamente).

 

Teniendo esto en cuenta, valoramos la cantidad de pintura.

 

Calculamos los metros cuadrados por puerta, (2,10 metros de alto por 0,90 de ancho), son 2 metros cuadrados, por ambas caras son 4 metros x 4 manos de pintura (si no imprimamos) son 16 metros cuadrados por puerta y unos 750 ml de pintura o esmalte por puerta.

 

Si imprimas la cantidad será algo menor, pero vale la pena que calcules por lo alto para evitar que te falte. Si tienes que volver a comprar corres el riesgo de que el tono sea ligeramente distinto y se noten las diferencias.

 

Paso 2: Desmontar las puertas

Podrías pintar la puerta saltándote este paso, pero siendo sincero, no te lo recomiendo.

Desmonta la puerta y quita los pomos y partes metálicas (herrajes y bisagras).
Guárdalos para ponerlo cuando tengas tu puerta seca, o tíralos si vas a aprovechar para cambiar los pomos.

Llévate la puerta a tu mesa de trabajo (o en su defecto apóyala en dos caballetes)

Pon cinta de carrocero alrededor de los marcos para no manchar la pared, ya que estos sí los vas a tener que pintar en vertical.

Paso 3: Lijar la puerta

Haz un lijado uniforme con el mouse y si tu puerta no es lisa, utiliza una lija manual para las zonas más escondidas.

Si has optado por una pintura chalk paint (pintura con base de tiza) puedes saltarte este paso porque es una pintura muy adherente y una opción rápida para pintar las puertas de interior.

CONSEJO: Después de lijar limpia muy bien la superficie de la puerta con un  trapo húmedo.

 

Paso 4: Aplicar la imprimación

Este paso, como ya hemos comentado podrías saltártelo, pero es aconsejable, ya que obtienes resultados más duraderos y ahorras pintura.
Aplica la capa de imprimación, déjala secar y lija suavemente con una lija de grano fino.

 

CONSEJO: Remueve bien la imprimación antes de aplicar.

 

Paso 5: ¡A pintar!

Pero antes…

CONSEJO: Remueve bien la pintura de todo el bote, hasta que el color sea homogéneo. Los palillos chinos, espátulas o cualquier palito que llegue hasta el fondo te servirá.

No cargues mucho la brocha o rodillo. Es mejor aplicar capas finas y deja secar entre capa y capa por completo.

Para la primera capa, aplica la pintura con pasadas cruzadas. Después haz las pasadas rectas con cuidado de no dejar marcas ni chorretones (¡recuerda cargar poca pintura!)

Sigue los mismos pasos para pintar los marcos. No te olvides de cubrir la pared con cinta para evitar mancharla.

 

Paso 6: Vuelve a montar las puertas

Con la pintura seca, monta de nuevo las puertas, con los pomos, herrajes y bisagras (antiguos o renovados).

Retira la cinta de alrededor de los marcos con mucho cuidado para evitar dañar la pintura de la pared o del propio marco

Y ya puedes disfrutar de tu renovado hogar.

Si ahora que conoces a fondo el proceso, optas por encargar el trabajo a un profesional, recuerda que en Valencia, Caubal pintores es tu empresa de confianza.

Pídenos presupuesto aquí

SergioCaurin
SergioCaurin
Ofrecemos un servicio profesional de pintura para su casa, habitaciones, locales comerciales, fachadas y más con presupuestos económicos. Puede contactarnos al teléfono 649 26 22 36 o a través del correo electrónico info@pintorenvalencia.com